La pasión define el sentimiento de Toni Pons respecto a cada una de sus alpargatas cosidas artesanalmente a mano.
Este mismo sentimiento que llevó a Antonio Pons Parramon a construir la fábrica para poder producir el calzado básico a mediados del siglo XX es el que sigue llevando a la empresa a superarse día a día para ofrecer la mejor alpargata a sus clientes.